Libélulas

Las libélulas se agarraban a las ramitas como si dijeran “es mía, sólo mía”. Después se iban de un soplo con gran desapego.

Anuncios