El saludo del mar 

Le gustaba subir la montaña cada día, pues a cada paso que ascendía el mar parecía levantarse para saludar.