En el puerto

Escuchó las cuerdas de los barcos amarrados. Le pareció que gruñían para que les dejaran irse mar adentro.

Anuncios